Alunando

Esnobismo y vulgaridad

Tratar de construir con este nervio furtivo una habitación donde entren los arboles, despeine el sol y duerma una nube.

"Y os daré un poema lleno de corazón en el cual me despedazaré por todo lado"

" ¿Qué es arte?

- Nada que no pueda hacer un carnicero-"

viernes, 24 de enero de 2014

La forma



“Sólo lo que puede ser seguro
Intentará ser perpetuo.”
-José Luis Moreno Del Toro.






Dejo correr la radio y pienso en ti,
Estoy en este pequeño pueblo, las casas tras
sus luces brillantes
desaparecen al amanecer,
en una montaña soñada por un ciego.
Los rayos están hundidos en el calor tropical
y en la humedad de la tierra
virgen
enloquecida por los espejos y la luz.

Cesária Évora canta, veo
pequeños lugares donde
las mujeres siguen encendiendo sus radios y
bailando solas con los ojos cerrados,
Sus lenguas se mueven desde la ventana,
la playa está lejos, pero la sal del mar
todavía baja metida en la boca
de los niños y
ahoga sus sueños en otros sueños.
La eternidad no es un círculo
Sino una larga línea que se extiende desde la boca
de una mujer con los pies desnudos,
y no llega a ningún lugar.

Dejo correr la radio,
estoy perdida en el paraíso
como ellas, soy otra mujer que mira
desde una ventana de madera, dentro
de una casa mal iluminada, y
en mi boca se alarga una canción,
en mi boca se alarga la eternidad
y como en este pobre lugar lo tengo todo;
pienso en ti. 




miércoles, 22 de enero de 2014

La banca de este parque es helada...



los balones de basket hunden el suelo,
pequeñas explosiones de nada, si cierras los ojos
puedes entender las partículas de caucho anaranjado
pegadas al asfalto,
una y otra vez,
como un salto que al desprenderse
deja los pies en el suelo,
pero nadie quiere pensar en eso
porque lo que importa es que estas fuera
que el pesado aire frió
no puede asfixiarte
que tus costillas no están contraídas
los pulmones no se te han llenado de agua.

Esto
Puede ser Harlem
pero aquí
la carne es débil.

Un cable eléctrico atraviesa tu pequeño cielo,
no puede existir nada más frió
que una banca de parque
a las 6:00 am.
nada más blanco que una espalda ciega
que se estremece  con los gritos de los
chicos que juegan.
Y no hay nada más inútil
que tratar de entenderlo,
nada más estéril que tratar.

El sol escuece las heridas abiertas.
Tu pecho. Una abeja zumba en tu cara,
la infancia,
cierto tiempo adolescente
en el que se podía sufrir.
Feliz cumpleaños a ti,
los muchachos comienzan a desear la carne,
feliz cumpleaños a ti,
la banca de este parque es helada
igual que tú;
como si no tuvieras sexo,
como si no hubieras comenzado a desear nunca,
feliz cumpleaños a ti.
(golpe en el asfalto)
Los balones de basket se callan,
lo mejor es irse antes de que todo vuelva.






martes, 21 de enero de 2014

Los profetas inutiles

900 profetas del becerro Baal.
-La boca me sabe a incendio-
Ah, el sordo Baal; un dios inútil
como cualquiera que no arde,
un fuego consumidor que no se escucha
crepitando
en el fondo de un bosque,
un dios que no te ama, ni te incendia
-La boca me sabe-
Un dios que no hace salir el sol.

Los encolerizados profetas de Baal
confundidos por la luz de la desesperación
hicieron sus propias aves y lanzaron cientos
de bombas sobre Laos,
cada altar fue consumido, las canciones eran cantadas;
Parecía buena idea contestar las plegarias de sangre,
Parecía buena idea ser un dios inútil,
Los pobres falsos profetas
Y sus estómagos inflados,
Y sus sexos asquerosos
Como pulpos que se pegaran
A tu espalda y trepanaran tus intestinos.

Los profetas más idiotas son todos
aquellos que quieren ser dioses,
sin embargo
Aquí están los verdaderos profetas;
que conocen las palabras con las que se incendian catedrales
reviviendo cadáveres,
salvando putas y menesterosos,
escuchando con atención el ritmo de la vida
y moviendo la boca con sumo cuidado
sobre la piel.

Por eso es importante esta madrugada
donde llueve
los gallos ciegos cantan en todo el mundo un mismo amanecer,
desde las casas de palo en las montañas
hasta los rascacielos imposibles de Tokio,
y mis profetas, Los Verdaderos;
No tienen intención alguna de imitar a su dios,
sus ideas comienzan a repoblar la tierra
y hacen que los días sigan sucediendo,
Aunque sean los mismos siempre.